171024 ART WEB REUNIÓN de la COMISIÓN PERMANENTE DEL CONSEJO ESCOLAR DE LA RIOJA  Rafael Federío, vicepresidente y representante de la Administración Educativa; Carmen Castells, representante de CONCAPA; Ángel Mesonada, representante de Escuelas Católicas; y Gonzalo González, representante FSIE, hemos unido nuestras voces en el Consejo Escolar de La Rioja (CER) para protestar ante el consejero de Educación, Luis Cacho, por su falta de diálogo ante las importantes medidas educativas que se han venido adoptando por parte de la Consejería y para trasladarle la preocupación que detectamos en los ciudadanos por la marcha de la Educación en nuestra Comunidad.

  Le recordamos al consejero que la participación de la comunidad educativa en la enseñanza, ha sido la práctica habitual en La Rioja desde el traspaso de competencias, entre otras razones, porque es un imperativo constitucional recogido en la normativa estatal y autonómica. Y también que el Consejo Escolar de La Rioja, es el máximo órgano de representación de su comunidad educativa, para la consulta, el asesoramiento y la participación democrática de los sectores afectados en la programación general de la enseñanza no universitaria.
  En la carta que le hemos enviado, le decimos que ya en la reunión del Pleno del CER del pasado 19 de diciembre, le reprochamos que no hubiera reunido al Consejo en los tres meses transcurridos desde su nombramiento. Y que entonces admitimos sus disculpas, habida cuenta de su compromiso de convocarnos próximamente, luego de nombrar, en los próximos días, nuevo presidente y nuevos consejeros en representación de la Administración Educativa.
  Sin embargo, cinco meses más tarde, consideramos que ha incumplido su promesa, pues ni se han realizado los nombramientos pendientes (excepto el de la presidenta), ni se ha convocado el Pleno ni la Comisión permanente. Tampoco entre diciembre y la declaración del Estado de alarma, a mediados de marzo pasado.
  Le reprochamos, no sólo que desatiende en Consejo Escolar de La Rioja, sino que no se le consulta ni se le informa de ninguna de las importantes medidas adoptadas en materia educativa como son la tramitación en el Congreso de un proyecto de Ley de modificación la LOE, la firma de un Pacto Social por la Educación en La Rioja (apoyado solo por algunos agentes y rechazado por otros), la elaboración de unas instrucciones de fin de curso (que modifican las condiciones de evaluación, promoción y titulación establecidas en la LOE), etc.
  Ha faltado diálogo también con el sector de la enseñanza concertada, pues ha decidido suprimir aulas concertadas, incluso antes de que las familias tengan la posibilidad de elegir centro educativo, impidiéndoles ejercer el derecho reconocido por la Constitución de libertad de enseñanza y, por tanto, no ha hecho más que añadir incertidumbre y preocupación a las familias. Además, a la vista de la información aparecida en los medios de comunicación, utilizando bases de datos inexactas, ha modificado la relación alumnos/profesor, con lo que, de facto, también ha suprimido aulas concertadas.
  A modo de resumen, durante la situación creada por la pandemia, en lugar de establecer rápida y ágilmente medidas para asegurar el restablecimiento de la normalidad educativa, ha generando conflictos, inseguridades y tensiones innecesarias. No olvide que a los políticos se les vota y se les paga para resolver problemas y no para crearlos. En consecuencia le rogamos que corrija su política educativa, fomente el diálogo y rinda cuentas de sus actuaciones ante el máximo órgano de participación educativa de nuestra Comunidad Autónoma.

  Descarga y difunde la carta que le hemos remitido al consejero de Educación.

  Seguimiento de la noticia en los medios de comunicación:
  - 28/05/2020. COPE / La Rioja: Miembros del Consejo Escolar de La Rioja invitan a Cacho a "corregir" su política educativa.
  - 28/05/2020. Rioja2com: Cuatro miembros del Consejo Escolar de La Rioja critica la desatención de Luis Cacho. Denuncian que impida ejercer el derecho de libertad de enseñanza y que añada incertidumbre y preocupación a las familias.